¡Vótanos en la categoría de acción social!
Votar en los Premios Bitacoras.com
Añádenos en Google+

medio rural

Cosas del campo que llegan a la ciudad…

Cuando la gente de ciudad piensa en el medio rural y en qué cosas le conectan de una u otra forma a él piensa en:
-Buena parte de las materias primas que hacen posible los productos que consume.
-Sus salidas domingueras al campo.
-Su escapada a un alojamiento rural.
-La parte de su familia que tiene sus orígenes en un pueblo o incluso el pueblo en el que surgió su árbol genealógico.

huerting

Sin embargo, eso es sólo lo más evidente y nos sorprendería saber cómo y en qué medida el medio rural y el campo están presentes en la ciudad y sus gentes. O, dicho de otro modo, como la gente de ciudad está ligada a la gente rural.
Que ¿cómo influye el medio rural en la ciudad? Pues, básicamente en dos cosas:

  • En su capacidad de crecimiento. Las ciudades -entendidas como núcleos poblacionales importantes- existen y, sobre todo, han proliferado más a raíz del éxodo rural. El medio rural ha hecho más ‘ciudades’ a las ciudades.
  • En su necesidad de oxigenarse. Después de décadas de excesiva industrialización y tecnificación, de crear urbes grises pensadas para la producción, las ciudades iniciaron hace más de una década un camino intermedio medioambiental, mirando al medio rural en este caso, con vías verdes, más atención a las zonas ajardinadas y todo ello para ‘limpiar su aire’ y hacerlo lo más parecido al del campo. El ‘huerting‘ esa tendencia actual a crear huertos en cualquier pequeño rincón disponible en medio de la ciudad responde a eso mismo, a ese interés por recuperar algo de naturalidad en nuestras vidas urbanas.

Pero lanzaría otra cuestión más ¿qué hay del medio rural hoy en las ciudades? Además de lo que ya he comentado, hay una cosa que quizá se nos escape y que era hasta ahora más rural que urbana: la necesidad de huir de un proyecto de vida con poco futuro. Las tornas han cambiado y si antes era el medio rural el que resultaba “poco prometedor” para consolidar una forma de vida segura y de calidad, ahora es la ciudad la que no garantiza esa estabilidad para nadie, hasta el punto que el proceso de emigración rural es ahora el de emigración urbana. ¡Cómo son las cosas! ¿verdad?

El medio rural ya no es ‘cateto’: de la vergüenza de ser de pueblo a la atracción por lo rural

El medio rural ya no es ‘cateto‘. Si algo he podido percibir en estos últimos años, es que hemos pasado de prácticamente tener vergüenza de decir que “somos de pueblo” a sentir lo rural como una tendencia de lo más atractiva. Ya sé que soy neorrural, y que quizá algunos crean que no sé bien que es ‘ser de pueblo‘, pero estoy convencida de que después de 13 años viviendo en Loja (Granada) tengo argumentos para hablar con conocimiento de causa y, además, ver desde la distancia qué concepto y experiencias he tenido con la gente nacida en el medio rural cuando yo aún vivía en la ciudad.

Cateto, no. Rural.

Y, por eso, digo lo de que nuestra sociedad -hablo en general, por supuesto- ha pasado en pocas décadas de evitar reconocer su origen rural a prácticamente lo contrario, es decir, destacar el medio rural como algo valioso y atractivo, como opción de vida. Curioso ¿verdad?
No es que diga que toda la gente nacida en una zona ruralha ido por ahí mintiendo acerca de su origen, ni mucho menos. Pero sí que recuerdo en mi niñez y adolescencia, percibir que muchos de mis amigos y conocidos que eran de pueblo apenas hablaban de ello y, si su familia era oriunda de alguna zona rural, evitaban hablar del tema (si te enterabas era de pura casualidad, y, en algunos casos, para el susodicho era casi una carga eso de ir al pueblo). Atrás quedan descalificativos por desgracia tan extendidos y usados por gran parte de la sociedad durante años como ‘cateto‘, para referirse a los habitantes y cosas del medio rural.
Que ¿por qué este cambio? Pues básicamente porque el medio rural ha cambiado, pero también nuestra sociedad y su mentalidad de lo bueno, lo ideal, lo saludable, lo sostenible. Algunos valores sociales han cambiado sobremanera y otros incluso se han incorporado con fuerza, porque antes ni siquiera existían para la mayoría: ecología, sostenibilidad, naturalidad… son aspectos que ahora se valoran y mucho -y más que debieran de hacerlo-. Estamos asumiendo que el modelo económico y social que hemos mantenido durante décadas se ha roto y nunca volverá. Y, cómo no, estamos aprendiendo, aún hoy, que hemos abandonado nuestra agricultura, nuestra ganadería, nuestros recursos endógenos, nuestro patrimonio natural… y que en ellos puede y debe estar el futuro de nuestra sociedad.
Por eso ahora el medio rural no es cateto ni tosco, ni malo, ni vergonzoso… Es sencillamente la mejor opción para salir adelante, por supuesto, replanteando muchas cosas, orientando mejor ciertas políticas, etc. Ahora ser de pueblo es un valor añadido.

El primer reto de nuestros pueblos: no ir a peor

A diario los usuarios de Gente Rural ponemos en común temas, asuntos, noticias… que hablan de cómo está el medio rural, qué ofrece y, sobre todo, qué necesita. Los retos de nuestros pueblos y zonas rurales están ahí, y lejos de darles la espalda, desde la red social del medio rural, es más fácil detectarlos, explorarlos y, por qué no, solucionarlos.
No digo yo que la palabra, voluntad o decisión de una sola persona pueda cambiar el mundo, pero está claro que las redes sociales -que, por otro lado, siempre han existido en el mundo off line- nos ayudan a sentirnos identificados con otros y a plantear, llegado el caso, acciones comunes.

      NO IR A PEOR

      La situación de los pueblos nunca ha sido fácil. Un mercado laboral muy limitado, una oferta de servicios más reducida que la ciudad, una oferta formativa relativamente estancada… Todo ello ha desembocado en despoblación, menos recursos y más empobrecimiento. Pero la cuestión es que, aunque la crisis, ha revivido ciertos atractivos de lo rural y está generando cierta ‘vuelta al campo‘, existen razones para no ser tan optimistas y pensar que los pueblos aún pueden ir a peor si se aplican políticas como la reforma de la Administración Local ahora planteada por el Gobierno, que pone en cuestión el futuro de servicios y bienes de gestión comunal y que podrá afectar a 3.700 localidades rurales.

    Retos rurales

      RECUPERAR POBLACIÓN Y, SOBRE TODO, FIJAR LA QUE YA TIENE

      Aunque hay zonas rurales (sobre todo cabezas de comarca) donde ha habido una tímida recuperación, el aislamiento geográfico, la dispersión poblacional y las consecuencias aún palpables del éxodo rural de hace décadas aún siguen pasando factura a muchos pueblos. Se hace necesario siquiera no repetir errores del pasado y solucionar desde ya las cuestiones que hacen que las nuevas generaciones se vayan de las zonas rurales.

      DIVERSIFICACIÓN ECONÓMICA

      La agricultura y ganadería han sido y deben seguir siendo pilares fundamentales de la vida económica del medio rural, pero es necesario generar nuevas formas de producción y actividad económicas, por supuesto, siempre sostenibles, porque nos jugamos el futuro de muchos pueblos y zonas rurales.

      MÁS ACCIONES Y MOVILIZACIÓN SOCIAL

      Las políticas de Desarrollo Rural son necesarias, pero también que la sociedad rural tome las riendas de las acciones que hay que emprender y aborden, desde el asociacionismo y estrategias comunes, el verdadero cambio del medio rural.

      CREACIÓN DE NUEVAS Y MEJORES OPORTUNIDADES LABORALES

      Es prioritario identificar oportunidades laborales que permitan a los jóvenes establecerse en el medio rural, impulsar el carácter emprendedor especialmente entre las mujeres, proporcionar una cualificación de calidad a los habitantes del medio rural. Sin una sociedad rural mayoritariamente cualificada, el futuro del medio rural está más cerca del retroceso que del progreso.

La ecología: buen gancho para el medio rural

La ecología ha sido siempre un buen atractivo para cualquier evento. Lo ecológico siempre tiene buen nombre, siempre genera expectativas, siempre es noticia. Y, entonces, ¿por qué no aprovechar ese ‘gancho’ para beneficio del medio rural?
Así lo han entendido multitud de eventos, ferias ecológicas, talleres, asociaciones… casi todas ellas estrechamente ligadas al Medio Rural y/o al Desarrollo Rural.
En este caso os hablo de una feria ecológica que conozco bien porque se celebra donde resido, en Loja (Granada). Es la Feria Ecoloja, un evento que, aunque ha tenido sus idas y venidas (tres épocas, ‘parones’ organizativos, diferentes co-organizadores…) sigue celebrándose este 2013, y más en concreto este fin de semana (18, 19 y 20 de octubre).

Cartel de Ecoloja 2013
  • Una charla de Odile Rodríguez de la Fuente (fundación FÉLIX RODRÍGUEZ DE LA FUENTE, viernes).
  • Real Feria de Ganado Raza Ovina Lojeña.
  • Un ECOMERCADO (todo el sábado).
  • Una charla del presentador y cocinero del programa CÓMETELO de CANAL SUR TV (el Chef Enrique Sánchez).
  • Unas completas Jornadas Técnicas (viernes, sábado y domingo).
  • Degustaciones de cordero lojeño ecológico (sábado y domingo)
  • Y una charla de Ezequiel Martínez, Director de programa TIERRA Y MAR de CANAL SUR TV (viernes).
    • Son algunas de las actividades del programa, pero he de decir que lo que más me gusta de Ecoloja, es sus actividades para toda la familia, para que no sólo ganaderos o agricultores tengan protagonismo y espacio.
      Talleres de DE CURTIDO Y CONFECCIÓN DE PIEL, de ELABORACIÓN DEL UTILLAJE DEL PASTOR, de ELABORACIÓN ARTESANAL DE QUESOS de ELABORACIÓN TRADICIONAL DE JABONES, una DEMOSTRACIÓN DE ESQUILA TRADICIONAL, un DESAYUNO ECOLÓGICO (leche, cacao, azúcar, aceite, pan, pastas y fruta ecológicas) y hasta un concurso de Dibujo Infantil para pintar a la Oveja ‘Rabúa’, la oveja lojeña, pretenden promover el conocimiento de los propios vecinos de la comarca y la provincia qué de bueno tienen las actividades tradicionales del medio rural.
      Es difícil resistirse al atractivo de lo ecológico, y el medio rural tiene que saber aprovecharlo ¿no creéis?

Redes sociales y medio rural: una relación compleja

Las redes sociales online llevan años funcionando, más de una década en realidad, pero desde 2010 ha habido un boom entre los usuarios sin precedentes. Sin embargo, la relación entre redes sociales y medio rural sigue siendo cuanto menos compleja.

  1. El problema fundamental es obviamente que ha habido y hay una brecha digital importante, que ha aparcado el acceso a Internet para muchos hogares de las zonas rurales. No obstante, es verdad que el uso de Internet en movilidad también ha llegado al medio rural y eso sin duda ha facilitado que los usuarios de las zonas rurales puedan interactuar en tiempo real con sus diferentes perfiles y espacios en redes sociales.
  2. Otra cuestión es que muchas zonas rurales, sobre todo las de menos de 5.000 habitantes, viven un envejecimiento importante que dificulta que las redes sociales tengan una presencia real y activa en el día a día de estos pueblos. Al fin y al cabo el perfil del usuario mayoritario de los Social Media se sitúa por debajo de los 50 años.

Agricultores, ganaderos, alojamientos rurales, cooperativas, asociaciones, ayuntamientos, empresas y habitantes de los pueblos pueden utilizar las redes sociales como una herramienta más para mostrar y promocionar su trabajo, la vida y la actividad de sus respectivas zonas rurales.

Las redes sociales online han llegado para quedarse, y, entre otras cosas, pueden ayudar a la gente rural a:

  • Mejorar sus posibilidades de empleabilidad
  • Desarrollar teletrabajo
  • Potenciar el conocimiento a nivel planetario de su zona rural.
  • Dar a conocer nuestra empresa o negocio con una rapidez y sencillez de recursos importantes.
  • Intercambiar experiencias y conocimientos en torno al medio rural: las ciudades y la sociedad urbana está ahora también más cercana al medio rural gracias a las Nuevas Tecnologías en general y las redes sociales en particular.
  • Fomentar experiencias colaborativas entre diferentes zonas rurales y empresas del mismo sector y diferentes pueblos.
  • Difundir fácilmente la realidad, actividades, situaciones, problemáticas del medio rural.
  • Aportar contenidos de calidad y valor en torno a la vida rural. En parte, el auge de iniciativas de recuperación de la vida en el medio rural tiene que ver con el uso de las redes sociales.

La huella ecorural, o cómo medir cómo tratamos el medio rural

El ámbito del Desarrollo Rural no deja de sorprenderme. Recientemente me han descubierto desde la Asociación de Desarrollo Rural de Andalucía (ARA) un tema completamente nuevo para mí: la huella ecorural. Y me ha sorprendido especialmente porque, hasta ahora, pensaba que hablar de ecología y de protección medioambiental en el medio rural era un obviedad. Como si el medio rural fuera ecológico o sostenible por sistema. Por desgracia, eso no es así siempre, y, como no hagamos algo, cada vez menos.

Y ¿qué es eso de la huella ecorural?

La huella ecológica es un indicador que mide el impacto que supone para el medio ambiente el consumo de recursos naturales, frente a la capacidad del planeta para recuperarse ante dicho agresión. Es decir, la huella ecológica mide cuánta superficie del planeta necesitamos para satisfacer nuestro nivel de vida. Si aplicamos eso al medio rural, de lo que se trata es de saber hasta qué punto la actual actividad en el campo (agricultura, ganadería…) es sostenible y no se está ‘cargando’ su futuro.

Precisamente hoy ARA presenta en Osuna (Sevilla) los resultados del proyecto Huella Ecorural, una experiencia innovadora del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Red Rural Nacional) en colaboración con la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía y la Red Asturiana de Desarrollo Rural (READER).

Imagen del proyecto Huella Ecológica. Imagen de la JUNTA DE ANDALUCÍA.

Imagen del proyecto Huella Ecológica. Imagen de la JUNTA DE ANDALUCÍA.

El proyecto se ha centrado en el desarrollo experimental de la huella ecológica en el sector agrícola. Los resultados obtenidos indican que existe una estrecha relación entre una gestión sostenible y la reducción de impacto ambiental bajo este indicador.

En concreto, ARA está adaptando de forma experimental la metodología de la Huella Ecorural en la finca de Las Turquillas que gestiona el Ayuntamiento de Osuna, integrando la conservación y protección de varios sistemas lagunares con una producción agroecológica sostenible. Los resultados dejan entrever la capacidad de este tipo de gestión para absorber los impactos ambientales, demostrando que la Huella Ecológica aplicada al sector agrario, en concreto, y por extensión al medio rural, puede ser un potente vector de oportunidades y desarrollo sostenible.

Lo que se hace necesario ahora es que tod@s seamos capaces de medir nuestra huella en el medio rural y el medio natural y, sobre todo, de reaccionar para frenar consecuencias irreparables.

La llamada del medio rural ¿Por qué ahora la vuelta al campo?

Lo mismo que hace años, eran otros países y, como no, las grandes ciudades, las que hacían su ‘llamada’ a jóvenes y familias enteras para iniciar un proyecto de vida –supuestamente mejor- en las urbes, ahora vivimos en muchos casos el proceso inverso. La llamada del medio rural se está haciendo patente, tanto para familias que hace décadas se establecieron en las ciudades para hacer su vida allí procedentes de pequeños pueblos como para personas que, aunque no proceden del medio rural, están viendo en él oportunidades más realistas y sostenibles que las que ofrece la ciudad.

La vuelta al campo.

Pero, ¿la crisis económica es suficiente motivo para la vuelta al campo? Las dificultades económicas, las cifras de desempleo, el grave problema de los desempleados de larga duración y con más de 45 años… son relevantes y suficientemente aplastantes como para provocar movimientos migratorios más consecuencia de la desesperación que de un nuevo planteamiento vital, más cercano a lo natural. La vuelta al pueblo no es un fenómeno nuevo, de hecho, ya que en mayor o menor medida siempre ha existido ese flujo migratorio hacia el campo cuando el modo de vida conocido fallaba. Sin embargo es en los últimos años cuando la crisis económica está acelerando esta situación.

Ante todo esto, ¿qué hace falta para que la vuelta al campo no se convierta en una mala solución o una solución transitoria para aquellos que buscan una vida mejor?

  • La cuestión es que aunque el medio rural ofrece oportunidades que no tiene la ciudad, tampoco son inagotables ni están bien estructuras y planteadas para ser aprovechadas de la mejor manera. Hacen falta más iniciativas como Abraza la Tierra, De vuelta al pueblo, Emprender para Conservar y, sobre todo, no sólo privadas sino también públicas para facilitar y gestionar de la mejor manera esa vuelta al campo. Que los que decidan dar el paso sepan bien qué van a encontrar en el medio rural, dónde y cómo pueden establecerse, qué tipo de proyecto de vida van a poder desarrollar.
  • La reducción de ayudas europeas, la situación de las arcas estatales y una escala de prioridades presupuestarias muy alejada de las zonas rurales están haciendo mucho daño al medio rural, que nunca ha acabado de solucionar sus necesidades (mejores infraestructuras sanitarias, comunicaciones, telecomunicaciones…) y que, en la situación actual, ha sufrido un duro retroceso. La llegada de nueva población puede mejorar las cifras de habitantes de cabeceras de comarca y algunos pueblos con más tirón que, evidentemente, debería redundar en la ampliación y mejora de sus servicios. Pero no se trata sólo de eso: hace falta que las administraciones hagan un reparto más justo y, como no, que llegue la tan ansiada reforma de la financiación municipal.
  • Tan importante como lo anterior es que la sociedad cambie el chip definitivamente. El ritmo de consumo tiene que bajar. Ya no sólo para hacerlo compatible con el desarrollo rural sino para dar un futuro realista a la sociedad. Si la vorágine consumista no echa el freno, nos hundimos todos. Y el que decida iniciar un nuevo modo de vida en el medio rural tiene que asumir que la vida rural no se asemeja en casi nada a la vida urbana.

¿Dónde y cómo suena el medio rural en Internet?

Dice Red.es, que “hay un espacio para cada internauta, hay una red para cada usuario-tipo”. Por eso, y para saber más y mejor sobre el comportamiento potencial de la red social Gente Rural, resulta imprescindible saber dónde y cómo suena el medio rural en Internet.
El medio rural en Internet.


Y ¿qué es lo que he visto al escuchar Internet?

  • Hay un bajo nivel de buzz(es decir, de conversaciones) generados en torno a ‘lo rural’ en relación a otras temáticas. Herramientas como Google Insigths y Social Mention nos arrojan datos más que interesantes sobre la poca visibilidad del ‘medio rural‘ en Internet. Las búsquedas más frecuentes están -como cabía esperar- relacionadas con el turismo pero también tienen peso blogs vinculados al desarrollo rural o de componente medioambiental, como Campo Adentro, Todo Ganado o Sepinum.
  • Han surgido y están surgiendo plataformas y portales webs con un amplio espectro de contenidos del medio rural. En buscadores tienen un buen posicionamiento (SEO) para nuestras palabras clave -es decir, medio rural, desarrollo rural, zona rural, etc.- otros sitios web que pueden y deben servirnos de referencia y son plataformas ‘amigas’, como Cinemascampo.TV, nacido en enero de 2012, es el primer canal de televisión en Internet con contenidos exclusivamente de temática rural. También están los buscadores y comparadores de Turismo Toprural o Club Rural, el portal Quédate a Vivir (este último creado por la asociación cántabra País Románico para impulsar los valores de la vida en el medio rural), así como el sitio web (blog y comunidad) sobre oportunidades laborales en el medio rural Territorio Laboral.
  • También suena el medio rural en sitios webs del mismo tipo que el nuestro (redes sociales), como:
    • Ruraloo, una red social de turismo rural que está en estado beta como nosotros.
    • Plazas en Red. Es una red social puesta en marcha hace pocos años por la Asociación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR).
    • Guadalinfo es la ciudad virtual más grande de Andalucía, una plataforma digital que permite interconectar usuarios, centros e iniciativas de los CAPI (centros de Acceso Público a Internet diseminados por los pueblos andaluces).
  • En resumen, se trata de observar, seguir e interactuar con diferentes Social Media vinculados a nuestra temática y formato de comunicación. Estamos en la web 2.0 y el espíritu colaborativo siempre nos ayudará, nunca nos perjudicará.

    ¿Para qué puede servir una red social?

    La red social vertebra relaciones básicamente, pero ¿para qué más sirve una red social online? Al fin y al cabo siempre ha habido redes off line. Si algo he aprendido desde que me dedico a los Social Media (blogs, redes, wikis, podcasts, webs colaborativas, etc.) es que son mayoría los que no saben qué es exactamente una red social ni qué diferencia hay entre una “página web” -como se suele decir para el común de los mortales- y otros tipos de sitios webs (como plataformas colaborativas, blogs, webs de almacenaje y edición en la nube, etcétera).

    Que cientos de millones de personas tengan una cuenta en Facebook o que YouTube sea el principal buscador de cosas en Internet (por encima del gigante Google) no quiere decir que conozcan las funciones de una red social. Ni por supuesto, quiere decir que sepan que es una red social temática (vertical, especializada) como es Gente Rural. ¿Sabéis como resumo qué es Gente Rural cuando me preguntan mis conocidos? “Es como un Facebook, pero para interesados en un tema”, les digo.


    ¿Para qué sirve una red social?

    Sí. Con una red social se puede: subir una foto, hacer “me gusta”, agregar amigos o crear grupos y eventos. Pero, ¿para qué sirve en definitiva? ¿qué motivaciones puede tener el usuario para registrarse en ellas? ¿qué busca la gente cuando se crea un perfil en una red social?

    • Las redes sociales son una herramienta para saltar las barreras geográficas, para sentirse ‘unido’ de alguna manera desde la distancia, y, por tanto, Gente Rural une personas con los mismos intereses.
    • Ayuda a la afirmación de las personas en torno a lo que creen importante, al sentirse identificados con otros. El hecho de que los usuarios se sientan comprendidos, escuchados y apoyados por otros crea comunidad, que es la columna vertebral de cualquier red social.
    • Es un escaparate para el desarrollo y promoción de los proyectos empresariales, creativos, personales, etc. que surgen también en el medio rural.
    • Proporciona a sus miembros información actualizada, casi a tiempo real, acerca de aquello que les interesa, que, de alguna manera, es lo que les ha hecho entrar en la red
    • Permite comunicación en tiempo real.Y eso para conseguir cualquier objetivo (personal, empresarial, social…) es clave.
    • Puede movilizar a muchísimas personas más que antes: puede ser una herramienta para conseguir grandes cosas (tanto malas como buenas) invirtiendo mucho menos tiempo, dinero, recursos humanos… que antes.
    • Propicia a sus miembros la posibilidad de recuperar o crear contactos (profesionales, afectivos…). Amplía horizontes y nos permite conocer cosas y ver dónde antes no llegábamos.
    • Fomenta la creación de CGU (contenidos generados por el usuario), de manera que se genera conversación en torno a lo que nos interesa y, además, se favorece la inteligencia colectiva.

    En mi opinión, todo esto se resume en una cosa: Las redes sociales sirven para hacer cosas juntos.

    En palabras Clay Shirky, “La revolución no sucede cuando la sociedad adopta nuevas herramientas. Ocurre cuando la sociedad adopta nuevos comportamientos”. Y eso es lo que están consiguiendo las redes sociales.

    ¿Cómo elegir el nombre de una red social para el medio rural?

    El primer paso para poner en marcha la red social del medio rural fue elegir su nombre, y no hablo en broma. Elegir el nombre para cualquier proyecto, iniciativa o empresa no es echar a freír un huevo y, además, es fundamental para perfilar cuál va a ser nuestra estrategia de comunicación. A veces la primera idea o la que creíamos mejor no es la más adecuada, bien porque no nos diferencia (existen muchos casos con nombre parecidos o iguales) bien porque nos perjudica de cara al posicionamiento SEO (al fin y al cabo, seas on u off line, seguro que tarde o temprano tu historia tendrá una web o blog) bien porque no identifica claramente qué es lo que ofrecemos. Es decir, elegimos nuestro nombre pero, por extensión, estamos eligiendo nuestro dominio.

    El porqué del nombre Gente Rural

    Así que ¿por qué elegimos ‘Gente Rural’? Pues porque:

    • Es fácil de recordar por el usuario.
    • Es breve. Cómodo y rápido de teclear.
    • Tiene sentido. Está demostrado que las palabras con significado se recuerdan prácticamente un 80% más.
    • No confunde al usuario. Nada de juegos de palabras ni llamativos eslóganes.
    • Daba la posibilidad de ser ‘.com’. Está claro que el estándar ‘de facto’ en la red es el .com, independientemente de que compremos las restantes para evitar problemas futuros.
    • Dice lo que representamos.
    • No admite malas lecturas. Es importante, y más tratándose de una red social, que genere confianza y seguimiento, que no tenga connotaciones negativas que puedan quedar asociadas a insultos o palabras políticamente incorrectas.
    • Además, es original y susceptible de generar una gran familia de palabras clave o keywords, de manera que nos permita posicionarnos naturalmente bien en buscadores.

    Por eso bauticé la red social del medio rural con el nombre de Gente Rural. Habla de personas (‘gente’) y acota perfectamente a qué entorno demográfico y social se dirige nuestra red social: a gente ligada de una u otra forma al medio rural.