¡Vótanos en la categoría de acción social!
Votar en los Premios Bitacoras.com
Añádenos en Google+

El medio rural ya no es ‘cateto’: de la vergüenza de ser de pueblo a la atracción por lo rural

El medio rural ya no es ‘cateto‘. Si algo he podido percibir en estos últimos años, es que hemos pasado de prácticamente tener vergüenza de decir que “somos de pueblo” a sentir lo rural como una tendencia de lo más atractiva. Ya sé que soy neorrural, y que quizá algunos crean que no sé bien que es ‘ser de pueblo‘, pero estoy convencida de que después de 13 años viviendo en Loja (Granada) tengo argumentos para hablar con conocimiento de causa y, además, ver desde la distancia qué concepto y experiencias he tenido con la gente nacida en el medio rural cuando yo aún vivía en la ciudad.

Cateto, no. Rural.

Y, por eso, digo lo de que nuestra sociedad -hablo en general, por supuesto- ha pasado en pocas décadas de evitar reconocer su origen rural a prácticamente lo contrario, es decir, destacar el medio rural como algo valioso y atractivo, como opción de vida. Curioso ¿verdad?
No es que diga que toda la gente nacida en una zona ruralha ido por ahí mintiendo acerca de su origen, ni mucho menos. Pero sí que recuerdo en mi niñez y adolescencia, percibir que muchos de mis amigos y conocidos que eran de pueblo apenas hablaban de ello y, si su familia era oriunda de alguna zona rural, evitaban hablar del tema (si te enterabas era de pura casualidad, y, en algunos casos, para el susodicho era casi una carga eso de ir al pueblo). Atrás quedan descalificativos por desgracia tan extendidos y usados por gran parte de la sociedad durante años como ‘cateto‘, para referirse a los habitantes y cosas del medio rural.
Que ¿por qué este cambio? Pues básicamente porque el medio rural ha cambiado, pero también nuestra sociedad y su mentalidad de lo bueno, lo ideal, lo saludable, lo sostenible. Algunos valores sociales han cambiado sobremanera y otros incluso se han incorporado con fuerza, porque antes ni siquiera existían para la mayoría: ecología, sostenibilidad, naturalidad… son aspectos que ahora se valoran y mucho -y más que debieran de hacerlo-. Estamos asumiendo que el modelo económico y social que hemos mantenido durante décadas se ha roto y nunca volverá. Y, cómo no, estamos aprendiendo, aún hoy, que hemos abandonado nuestra agricultura, nuestra ganadería, nuestros recursos endógenos, nuestro patrimonio natural… y que en ellos puede y debe estar el futuro de nuestra sociedad.
Por eso ahora el medio rural no es cateto ni tosco, ni malo, ni vergonzoso… Es sencillamente la mejor opción para salir adelante, por supuesto, replanteando muchas cosas, orientando mejor ciertas políticas, etc. Ahora ser de pueblo es un valor añadido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>